XIV Taller Internacional "Comunidades 2019: Historia y Desarrollo" "Comunidades 2019" -Comunidades 2019

XIV Taller Internacional "Comunidades 2019: Historia y Desarrollo"

Comunidades 2019

Más allá de la gestión del riesgo: la resiliencia comunitaria como instrumento para la gestión del cambio

Resumen [ES]

Los fenómenos de origen hidrometeorológico y sismológico constituyen los principales escenarios de riesgo a los que está expuesta la población cubana. El enfoque por el que se apuesta en Cuba es el de la prevención para reducir las posibilidades de que el impacto de estos fenómenos se transforme en una situación de desastre o crisis humanitaria. Desde el enfoque preventivo, la educación ambiental ha sido un instrumento clave en la reducción de riesgos de desastres. Como país en desarrollo, Cuba ha debido poner mayor énfasis en la concientización e información de la ciudadanía acerca de las amenazas a las que está expuesta y la capacitación para realizar acciones que deriven en una pronta recuperación. De esta manera, Cuba constituye uno de los países de la región con menor índice de pérdidas de vidas humanas, pero ha perdido más de 20 mil millones de dólares en los últimos 20 años. Por otro lado, la derivación de las estrategias de reducción de riesgos ante desastres desde el nivel macro-social supone el permanente desafío de responder adecuadamente a la diversidad de contextos, sin caer en el asistencialismo, y encontrar espacios para la participación de las poblaciones en la toma de decisiones y el diseño de estrategias que disminuyan su vulnerabilidad. En el marco de las propuestas teóricas y metodológicas para la reducción de riesgos de desastres se coloca en el punto de mira la resiliencia, concepto que ha sido ampliamente adoptado y aplicado en la política y la práctica a nivel internacional. Para (Brown, 2014) este concepto es similar al de sostenibilidad, ya que la maleabilidad y plasticidad del término en sí mismo significa que puede actuar como concepto puente, pero también puede ser cooptado por diferentes intereses. Este trabajo tributa al planteamiento de la resiliencia comunitaria como un instrumento para la gestión del cambio mediante una revisión de investigaciones publicadas teóricas y empíricas. El concepto resiliencia hace referencia a la capacidad de los ecosistemas de absorber perturbaciones sin alterar significativamente sus características de estructura y funcionalidad. Por tanto, ha sido asumido desde un enfoque conservador asociado a la restauración del equilibrio y del estado de cosas anterior al impacto. No obstante, existen autores que vinculan la resiliencia con la transformación (Folke et al., 2010; Hackman y St Clair, 2012; O'Brien, 2012; Kates et al., 2012). La resiliencia no supone un estado de invulnerabilidad, sino la capacidad de poner en marcha procesos dinámicos y complejos de recuperación y readaptación. Los principales resultados apuntan a que el cambio climático y los objetivos de desarrollo sostenible de la Agenda 2030 han colocado la transformación en el centro de los debates, especialmente en torno a fuentes de energía y consumo. La resiliencia como instrumento de gestión del cambio propicia la creación de espacios para la participación ciudadana y aporta enfoques más inclusivos. Se encuentra asociada a cambios en dimensiones culturales y simbólicas, a la percepción de la calidad de vida y en las interacciones entre actores, líderes, relaciones políticas e institucionales.

Resumen [EN]

Los fenómenos de origen hidrometeorológico y sismológico constituyen los principales escenarios de riesgo a los que está expuesta la población cubana. El enfoque por el que se apuesta en Cuba es el de la prevención para reducir las posibilidades de que el impacto de estos fenómenos se transforme en una situación de desastre o crisis humanitaria. Desde el enfoque preventivo, la educación ambiental ha sido un instrumento clave en la reducción de riesgos de desastres. Como país en desarrollo, Cuba ha debido poner mayor énfasis en la concientización e información de la ciudadanía acerca de las amenazas a las que está expuesta y la capacitación para realizar acciones que deriven en una pronta recuperación. De esta manera, Cuba constituye uno de los países de la región con menor índice de pérdidas de vidas humanas, pero ha perdido más de 20 mil millones de dólares en los últimos 20 años. Por otro lado, la derivación de las estrategias de reducción de riesgos ante desastres desde el nivel macro-social supone el permanente desafío de responder adecuadamente a la diversidad de contextos, sin caer en el asistencialismo, y encontrar espacios para la participación de las poblaciones en la toma de decisiones y el diseño de estrategias que disminuyan su vulnerabilidad. En el marco de las propuestas teóricas y metodológicas para la reducción de riesgos de desastres se coloca en el punto de mira la resiliencia, concepto que ha sido ampliamente adoptado y aplicado en la política y la práctica a nivel internacional. Para (Brown, 2014) este concepto es similar al de sostenibilidad, ya que la maleabilidad y plasticidad del término en sí mismo significa que puede actuar como concepto puente, pero también puede ser cooptado por diferentes intereses. Este trabajo tributa al planteamiento de la resiliencia comunitaria como un instrumento para la gestión del cambio mediante una revisión de investigaciones publicadas teóricas y empíricas. El concepto resiliencia hace referencia a la capacidad de los ecosistemas de absorber perturbaciones sin alterar significativamente sus características de estructura y funcionalidad. Por tanto, ha sido asumido desde un enfoque conservador asociado a la restauración del equilibrio y del estado de cosas anterior al impacto. No obstante, existen autores que vinculan la resiliencia con la transformación (Folke et al., 2010; Hackman y St Clair, 2012; O'Brien, 2012; Kates et al., 2012). La resiliencia no supone un estado de invulnerabilidad, sino la capacidad de poner en marcha procesos dinámicos y complejos de recuperación y readaptación. Los principales resultados apuntan a que el cambio climático y los objetivos de desarrollo sostenible de la Agenda 2030 han colocado la transformación en el centro de los debates, especialmente en torno a fuentes de energía y consumo. La resiliencia como instrumento de gestión del cambio propicia la creación de espacios para la participación ciudadana y aporta enfoques más inclusivos. Se encuentra asociada a cambios en dimensiones culturales y simbólicas, a la percepción de la calidad de vida y en las interacciones entre actores, líderes, relaciones políticas e institucionales.

Sobre el ponente

Diana Rosa Rodríguez González

MsC. Diana Rosa Rodríguez González

UCLV Flag of Cuba
Información Práctica
Spanish / Español
No definido
30 minutos
No definido
Autores
MsC. Diana Rosa Rodríguez González
Dra. C. Yamila Roque Doval
Palabras clave
gestión del riesgo
resiliencia comunitaria
transformación social